El roble francés es sinónimo de elegancia en los vinos, ideal para el reposo y maduración de TIERRA CALMA. El poro de su madera es muy fino y esto hace que ensamblen uvas sutiles, elegantes y con identidad propia. Los aromas más característicos que el roble francés transmite al vino son, miel, vainilla y especias entre otros.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'.
Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar