Una vuelta a los orígenes, a la agricultura tradicional, para trabajar en consonancia con la naturaleza mediante su observación y llegar así a la depuración máxima de lo que ofrece el terruño. Respetando los ritmos de la naturaleza que nos dicta el momento óptimo para realizar los trabajos en el campo, para crear una conexión íntima del viñedo con su entorno. Trabajamos apegados a la tierra de manera ecológica, en diálogo con ella, para comprender y transmitir la identidad y carácter de nuestros viñedos. Con una doble selección primero en el campo y posteriormente en la vendimia.